La lucha por la Renta Básica de las Iguales en Asturias

Solapas principales

Asturies es un territorio marcado por la historia del movimiento obrero y los movimientos de transformación que han ido apareciendo con mayor o menor acierto. Asturies, un lugar habitado por como más de un millón de personas, donde, como por todas es sabido, han convivido varias formas de actividades económicas y de empleo muy concretas: la industria (encabezadas por supuesto por la minería, la metalurgia, la siderurgia...) y actividades enmarcadas en el sector primario (agricultura, ganadería, pesca...).

Estamos hablando de un territorio donde el empleo predominante ha condicionado las lógicas y tradiciones de lucha en todos los ámbitos; solo es necesario echar un vistazo a la simbología que se traslada más allá de Asturies sobre la imagen de la lucha obrera: la revolución de Ochobre del 34, las huelgas mineras de mediados del Siglo XX, la última huelga minera de 2 meses como presión por los planes de la minería o las luchas en las calles de Xixón contra el cierre de los astilleros.

Ejemplo de esta tradición de lucha, muy apegada a los grandes centros de producción que englobaban a muchos trabajadores, son las actuales movilizaciones surgidas en torno al cierre de la fábrica de amortiguadores Monroe y el resto de empresas que se encuentran en conflicto.

Por lo tanto, estamos hablando de un contexto en el que, predominantemente, se concibe la lucha por la transformación y las movilizaciones en unos términos donde el empleo sigue siendo la consigna central.

Desde ahí partimos para hablar de la lucha por la Renta Básica en Asturies, donde van confluyendo grupos de personas que venían reflexionando en torno al papel del empleo ; analizando y reflexionando en torno a cómo nos condiciona el empleo la vida, y sobre todo, el papel de éste como herramienta de control (si tienes empleo, tienes capacidad de consumo y eres alguien; si no, te quedas fuera). Por lo tanto, reflexión sobre cómo denunciar el papel del empleo y ver qué posibilidades políticas nos plantea esa reflexión en nuestra realidad asturiana.

En Asturies, así todo, sí ha habido precedentes en la reflexión y la lucha por la Renta Básica: por una parte, por el lado académico: profesionales y personas inquietas en el ámbito de la acción social, que llevan años preocupadas por la cuestión del empobrecimiento y la nefasta respuesta que las Rentas mínimas brindan, a la hora de buscar soluciones desde una óptica ciudadana y universal; por otra parte, en estos años también han existido colectivos que desde el ámbito social y/o sindical han visibilizado el mal reparto de la riqueza y la necesidad de tomar la propuesta de la Renta Básica como un instrumento para luchar contra el capitalismo (colectivos como Xera, CSI Mocedá, Alambique en la actualidad dentro de su trabajo de lucha contra la exclusión...)

En esa búsqueda y reflexión durante los años previos, se llega a la propuesta de Rentas Básicas en sentido más amplio, y al conocimiento de la Renta Básica de las Iguales, como medio para construir una Sociedad más justa, en la que todas las personas tengamos garantizada la cobertura de nuestras necesidades pero más allá de esto, como herramienta para poder desarrollar proyectos de vida autónomos, en los que primer unos valores más justos y la construcción de sociedades más participativas y equitativas.

Sobre la Renta Básica de las Iguales se ha trabajado sobre todo en la difusión de la propuesta, realizando desde seminarios, talleres, cursos.... Y participando en aquellos espacios donde tenía cabida. Y por otro lado, aterrizando en la realidad asturiana y denunciando las limitaciones del Salario Social (Renta Mínima que se pone en marcha en 2005 y que, aunque supuso un avance en cuanto que se concibió como un derecho, pero que nunca se ha ejecutado en los plazos, acumulando en muchos casos los 20 meses de espera para poder acceder a ella). Esta denuncia siempre encaminada en visibilizar las limitaciones de la renta mínima y proponer mejoras para que se vaya dando el paso de tener una Renta Mínima en Asturias hacia una Renta Básica de las Iguales.

Otra cuestión importante en estos años de lucha por la RBis, ha sido generar complicidades en favor de esta propuesta y dar el paso de generar espacios colectivos donde confluyeran las personas y colectivos que estuvieran interesadas en darle vueltas a la Renta Básica de las Iguales y en cómo sacarla a la calle, además de buscar sumar a otras en la defensa y reivindicación de la propuesta.


Es desde ahí, desde donde desde hace más de un año, surge la propuesta de generar una ASAMBLEA ASTURIANA POLAS RENTAS BASIQUES, para impulsar el trabajo por la Renta Básica de las Iguales en Asturies, un espacio más amplio que sirva de encuentro y de trabajo en común para todas aquellas inquietas e interesadas en buscar alternativas al sistema capitalista.

ASAMBLEA ASTURIANA POLAS RENTAS BASIQUES

Y es ahí, comienzos de 2013, y tras varios años de expolio económico por parte de la minoría económica privilegiada, en que comienza a dar los primeros pasos la Asamblea Asturiana por las Rentas Básicas. La situación económica y social en Asturies, hace imprescindible impulsar dinámicas que permitan abrir un debate social, lo más amplio posible, en torno a la propuesta.

Después de 5 años de empobrecimiento constante, más de 180.000 asturianas viven por debajo del Umbral de la Pobreza, las cifras más altas de toda la Cornisa Cantábrica; aproximadamente 30.000 de ellas menores de 17 años.Más de 100.000 personas no tienen un empleo y aproximadamente 47000 no reciben ningún tipo de prestación. Al mismo tiempo sigue aumentando el número de trabajadores pobres, es decir, personas que a pesar de tener un empleo, sufre dificultades para llegar a fin de mes.


Con una tasa de paro que va a permanecer en torno al 20% durante años, parece evidente que el modelo social defendido por las élites económicas y políticas, y que queda plasmado en lo que conocemos como concertación social, está demostrando ser un modelo fracasado puesto que no puede garantizar una vida digna a la mayor parte de la población asturiana.

Para impulsar ese proceso de debate colectivo, la asamblea dispone de un blog http://asturiespolarentabasica.wordpress.com/quienes-somos dónde se pueden encontrar notícias, artículos, reflexiones sobre las Rentas Básicas y sus características principales, así como los debates sobre lo que aporta como herramienta, en el contexto actual (cuestionamiento del modelo de empleo, reparto de la riqueza, sobre la exclusión social).

Al mismo tiempo, se intenta contribuir al debate interno dentro de todos aquellos colectivos interesados en la propuesta, a través de presentaciones y charlas. En la actualidad, además de todo el trabajo citado anteriormente, desde la Asamblea se contribuye a impulsar la Iniciativa Legislativa Popular por una Renta Básica Estatal, puesta en marcha en los primeros meses del 2014.

LAS POSIBILIDADES DE LA RENTA BÁSICA DE LAS IGUALES EN ASTURIES

Además de repasar el contexto, y la historia de la Renta Básica en Asturies, y plantear en qué momento político se encuentra ahora esta reivindicación, parece interesante no sólo plantear pasado y presente, si no analizar qué posibilidades puede tener esta propuesta, qué puede aportar a la realidad política y social de Asturies.

Dicho esto, la RBis, como herramienta, tendrá sentido en las luchas aquí y ahora en la medida que sirva a los colectivos para ir haciendo concretas las alternativas. Si no es así, no será más que una cuestión teórica, interesante pero ineficaz.

Nos atrevemos a dar unas pinceladas de varias de las potencialidades que podría tener la RBis en diferentes ámbitos.

-Desde el punto de vista de la lucha contra la exclusión social, afectadas por diferentes recortes, por la falta de vivienda... la RBis supone poner en primer plano el derecho a la vida digna por encima de la burocracia y el control social de las que viven a costa de la pobreza. Plantearían poner en el centro las necesidades de las personas de formadirecta y autónoma, sin necesidad de pasar por los diferentes laberintos de los servicios sociales o de la caridad. Además, pondría en claro cuál es la riqueza de este país, en manos de quién está... y la necesidad de la redistribución.

-Para las luchas feministas, la RBis podría ayudar a poner en relieve todo el trabajo, no remunerado, que suponen los cuidados que realizan mayoritariamente las mujeres. Plantearía una independencia económica y nuevamente cuestionar la necesidad de muchos empleos.

-Desde el punto de vista de los colectivos que trabajan la autogestión, la participación social... la RBis tendría el punto interesante de la toma de decisiones en lo cercano frente a un modelo de progresivo delegacionismo.

-El despoblamiento del medio rural o las políticas agrarias comunitarias que dificultan la subsistencia de las personas del campo: la lucha por la RBis favorecería la independencia y la supervivencia de las personas que trabajan la tierra. Permitiría potenciar los circuitos de distribución de cercanía, controlar los precios de la producción... Además, cuestionar los diferentes monocultivos (ocalito, eólicos) o procesos extractivos que amenazan el medio.

-Frente al modelo sindical que sigue centrado en el empleo, a pesar de 30 años de dura reconversión industrial, la reivindicación de la RBis cambiaría el paradigma de la confrontación. Posibilitaría cuestionar la utilidad de muchos empleos y las condiciones de otros más, en condiciones de mayor fuerza para las que entramos a este mercado. También superar los modelos agotados de subsidios (prestaciones del servicio de empleo, rentas mínimas o pensiones, prejubilaciones).

-Para todos los movimientos que se movilizan por los servicios públicos, podría suponer un paso de la defensa a la proposición. El planteamiento de Fondo Común que plantea la RBis supone una llamada a que las personas reivindiquemos nuestro derecho a participar en las cuestiones que nos atañen colectivamente. Además, asegurar nuestra supervivencia material vendría a suplir de forma directa parte de las consecuencias que diferentes servicios públicos tienen que afrontar, como en el caso de la dependencia o la sanidad.

Éstas son solo un manojo de ideas sobre la posible utilidad que tendría la RBis en las diferentes luchas que se llevan a cabo en Asturies. No como una cuestión finalista, sino un planteamiento propositivo, que nos sirva para ir minando los pilares que sostienen este modelo injusto e ir configurando una acción política en Asturies que permita avanzar al tiempo que resistir.