ingreso mínimo vital

Ingreso mínimo vital: del ruido burocrático al silencio administrativo

Una persona sin hogar en una sucursal bancaria del Paseo de la Castellana. David F. Sabadell

Sarah Babiker. elsaltodiario.com.- A tres meses de que se comenzaran a presentar las solicitudes, la lentitud de la tramitación y la incertidumbre ante el silencio de la administración, ha obligado al gobierno a anunciar algunas medidas. Las entidades insisten en la necesidad de simplificar los procesos y reclutar el personal necesario para procesar todas las solicitudes pendientes.

La burocracia telemática y la brecha digital dejan fuera del ingreso mínimo vital a miles de personas

Imagen: Byron Maherelsaltodiario.com. Luis Miguel Barcenilla.- El simulador del ingreso mínimo vital recibió tres millones de pruebas en los primeros cuatro días desde su nacimiento. Se estima que acogerán a la ayuda unas 850.000 familias, o lo que es lo mismo, 2,3 millones de personas.

A Renda Básica das Iguais, máis aló do Ingreso Mínimo Vital

Colas no Banco de Alimentos en LugoUnha opción anticapitalista e feminista

Lugo sen mordazas.- Algunha vez te preguntaches que farías ti se cobraras unha renda básica? Para a maioría das persoas a vida cambiaría radicalmente. Sobre todo para as desbotadas por un sistema económico que favorece a uns poucos mentres afoga á maioría e que resulta insustentable, tanto social como ecoloxicamente.

Posicionamiento del Consejo General del Trabajo Social por un sistema de garantía de ingresos

imagenConsejo General del Trabajo Social.- En el debate abierto sobre el ingreso vital mínimo que estos días está ultimando el Gobierno, el Consejo General del Trabajo Social quiere hacer dos consideraciones, la primera que en ningún caso se está hablando de un sistema de garantía de ingresos y la segunda que renta básica y renta mínima no son sinónimos. El ingreso vital mínimo, a nuestro entender, se plantea como una medida puntual y con carácter de prestación subsidiaria ante la crisis por Covid-19, que se aleja mucho de la premisa de una prestación incondicional y universal dirigida a toda la ciudadanía.

Sobre el Ingreso Mínimo Vital

fotoMás vale prevenir que lamentar. Recomendaciones para minimizar el desastre.

Alambique.- Desde el 2005, año en que se aprobó la ley del salario social en Asturias, hemos sido testigos de las dificultades y las limitaciones con las que nació dicha ley, pero además hemos sufrido la mala gestión y la falta de voluntad para implantar una herramienta útil en la lucha contra la pobreza en nuestra tierra[1].

Redes Cristianas defiende el Ingreso Mínimo Vital

fotoEl papa Francisco ha reclamado recientemente, ante la grave crisis socioeconómica que ha creado la pandemia del Covid 19, la implantación de un salario universal para las personas sin recursos.

Nuestro gobierno, tras arduos debates, ha ofrecido establecer para el mes de mayo un Ingreso Mínimo Vital permanente. Con ello se adelanta a la previsión del acuerdo de coalición, que se comprometía a implantar esa medida durante la legislatura, en base al Proyecto de Ley que se diseñara, con las previsiones técnico-jurídicas y económicas pertinentes, pero la actual situación de emergencia ha obligado a anticiparlo.

El presente que nos merecemos, el futuro que les debemos

Compartimos un artículo de la Asamblea Asturiana por las rentas básicas con algunas reflexiones sobre el momento actual y el debate sobre la puesta en marcha de un ingreso mínimo vital o una renta de emergencia.

Son muchas e ideológicamente variadas las reflexiones que en estos días de confinamiento inundan los medios de comunicación defendiendo la necesidad de garantizar unos ingresos mínimos a la ciudadanía. La etiqueta de renta básica está sirviendo tanto al liberalismo económico para defender la necesidad de asegurar una mínima capacidad de consumo a la población trabajadora que evite el desplome de los beneficios empresariales, como al progresismo institucional para presumir de su capacidad para construir "escudos sociales", aunque éstos sean de papel.

Suscribirse a RSS - ingreso mínimo vital