Una renta básica en Extremadura. Cuestión de justicia social

Solapas principales

Enviar por correoEnviar por correo
Una renta básica en Extremadura. Cuestión de justicia social

Kaos en la Red.- No necesita muchas ilustraciones nuestra región: casi un 34 % de paro, más de 174.000 personas, de las que más de 40.000 no tienen ningún tipo de prestación.

Desde hace algún tiempo se viene hablando y trabajando en Extremadura de la llamada Renta Básica: un derecho básico inherente a la persona, es decir universal, por el cual se garantiza por parte de la sociedad una prestación suficiente para cubrir las necesidades básicas de las personas que necesiten acogerse a la misma.

Se trata de responder eficazmente a las necesidades de los desfavorecidos.

 Hace más de un año se creó en Extremadura una plataforma cívica denominada Plataforma Extremeña contra la exclusión social, formada por distintos colectivos de acción social: asociaciones de vecinos y grupos de cristianos de base, que pretenden dar una respuesta urgente ante la situación dramática, social y económica de nuestra región. No necesita muchas ilustraciones nuestra región: casi un 34 % de paro, más de 174.000 personas, de las que más de 40.000 no tienen ningún tipo de prestación; si sumamos a esto que la región es una con los índices salariales y de pensiones más bajos de España, la situación de pobreza y marginación social es una realidad incuestionable. Ante esta situación, la primera urgencia es atender las necesidades básicas de subsistencia: comida, vivienda, educación… y para ello la Plataforma puso en marcha una ILP (iniciativa legislativa popular) para trasladar a la Asamblea de Extremadura la tramitación de una Ley que instaurase la llamada Renta Básica. 

 foto

Eran necesarias 45.000 firmas, en una comunidad de 1.100.000 habitantes. La experiencia en nuestro pueblo la pusimos en marcha con la colaboración de diversas organizaciones y plataformas entre otras del MRC, consiguiéndose que la iniciativa fuera conocida y con un apoyo bastante generalizado, en Miajadas se consiguieron casi las 1000 firmas. Llegado el plazo de presentación, no se alcanzó en la autonomía lo establecido de las 45.000, quedándose en 27.000, por lo que la iniciativa no fue tramitada como tal en la Asamblea.

Actualmente y debido sin duda a la lacerante situación corroborada por los últimos datos, los partidos políticos representados en la Asamblea, y por la presión del grupo de IU, que sostiene con su abstención al Gobierno del PP, van a tramitar por urgencia un proyecto de Ley de “renta básica” y lo ponemos entrecomillado, porque los borradores presentados no se ajustan en casi nada a la definición fundamental de renta básica: derecho universal; quedándose en nuevas propuestas de tipo asistencial y condicionadas por la discrecionalidad de las Administraciones correspondientes. Los partidos mayoritarios no están dispuestos a crear este derecho, que bajo nuestro criterio debe añadirse a los ya consagrados como el derecho a la Educación, a la Sanidad o a la Jubilación. No obstante, parece que se va a tramitar y, en ello andan los grupos políticos, una descafeinada “renta básica”, queriéndose apuntar el tanto, pero algo es algo.

 Foto

Desde el Movimiento Rural Cristiano y atendiendo exclusivamente a la llamada evangélica, no podemos ni debemos obviar el involucrarnos en estas iniciativas, que nos ligan no solo con la caridad cristiana y con la solidaridad humana, sino especialmente con la justicia social que es la base de un mundo fraterno y próximo al reino de Dios.

 Es de agradecer la implicación de muchos militantes del MRC a nivel individual, pero necesitaríamos una reacción más comprometida como movimiento implicado en el desarrollo y supervivencia del mundo rural, que en estos momentos está especialmente amenazado, tanto en los medios económicos para subsistir como en su propia dignidad humana.

 Antonio Calle

Miajadas. Extremadura