´Un 20% de la economía sumergida permitiría la renta básica´

Solapas principales

fotofarodevigo.es Fran G. Sas | Cangas.- El economista José Iglesias (1931, Ourense) afincado en Barcelona, protagoniza hoy en Cangas -20.00 horas en el salón de plenos- una conferencia sobre la Renta Básica, una medida cuya propuesta realiza por todo el Estado. Supone la presentación del Ateneo do Morrazo de Economía Social.
-Lleva tiempo proponiendo la aprobación de la Renta Básica como un derecho. ¿En qué consiste exactamente?

-Una definición sencilla sería que se trata de un derecho que tiene todo ciudadano a percibir un ingreso periódico para cubrir sus necesidades materiales. Comenzaría en el mismo momento en el que se registra a un bebé. Es individual, universal e incondicional, pues no depende del dinero que tenga su familia ni del mercado de trabajo.

-¿Encuentra aceptación entre la ciudadanía?

-La propuesta nace en Europa en 1986, y la formula un grupo de intelectuales. Durante mucho tiempo los que la defendíamos predicamos en el desierto, pero ahora se empiezan a unir hasta sindicatos mayoritarios. Empecé en 1992 a defender este derecho. Ahora es más necesario que nunca, con 100 millones de pobres en la "rica Europa". Ya empieza a ser un clamor. En Extremadura se están recogiendo firmas para una ILP.

-¿Hay algún movimiento organizado que demande este derecho en Galicia?

-Se realizó recientemente un estudio de viabilidad. Habla de tres fases, incorporando primero al 5% de la población más excluida hasta incluir al señor Amancio Ortega, que como ciudadano también tiene derecho a una Renta Básica.

-Pero, ¿de donde sacaría el Estado los recursos para adoptar esta medida?

-Hay muchas vías. Ahora es más fácil ver que hay recursos, solo hay que ver las enormes ayudas a los bancos. La renta básica exige un sistema fiscal muy progresivo y una reasignación de los impuestos, como gastar menos en Defensa, la Iglesia o la Casa Real. La economía sumergida es el 25% de la economía total. Solo con que emergiese una quinta parte habría unos ingresos fiscales que permitirían la Renta Básica para 8 millones de ciudadanos españoles.

-Ahora el "déficit cero" parece sagrado. ¿Es más difícil que se valore esta propuesta?

-La renta básica va contra los tiempos. Y más cuando se reducen impuestos a las rentas del capital. Ni Zapatero ni Rajoy lucharon contra la evasión fiscal, y ahora cuando se suben impuestos incrementan el IVA, que afecta a todos por igual. Pero los tiempos sí que nos favorecen en la medida en que la población tiene que reaccionar ante una situación de paro muy alto y recortes en el gasto social. Los Estados están hipotecados y sin capacidad de decisión, como cuando un ciudadano pide una hipoteca a un banco.

-La preocupación principal ahora es reducir el gasto público y la deuda del Estado.

-Es una deuda nacional, no pública, porque el Estado ha asumido las deudas privadas, como las de los bancos. Es importante destacar que la deuda privada es más baja en España que en Alemania o Francia, y la mayor parte es de empresas y bancos, el porcentaje de la deuda de las familias es muy pequeño.

-¿La Renta Básica que defiende funciona en algún país, más allá de algunos estados árabes ricos en hidrocarburos?

-Tal y como la planteamos no. Y esos países árabes no tienen una renta básica porque sus ciudadanos tienen unas obligaciones a cambio. No es incondicional. Lo más parecido es la renta que cobran en Canadá todos los ciudadanos a partir de los 65 años, con independencia de si tienen o no una pensión.