Entrevista con La Trastienda sobre la ILP por la Renta Básica de las iguales

Solapas principales

sinimagen logoEntrevista con La Trastienda para Rojo y Negro sobre la ILP por la Renta Básica, realizada por Kike, de CGT Cuenca.

1. ¿Cómo ha surgido la idea de una I.L.P. en Extremadura? ¿Con qué objetivos se plantea? ¿Cómo se está desarrollando?

Tres hechos constituyen la levadura de origen en esta Iniciativa Legislativa Popular por la Renta Básica en Extremadura. Las primeras semillas son los debates sobre la Renta Básica que se han venido realizando desde Baladre en Extremadura durante los últimos años. Hay que recordar que en el 2004 ya se hizo un libro de creación colectiva que llevaba por título: Vivir donde quieras. Del PER a la Renta Básica. Ya entonces, distintos colectivos y personas pensábamos que la Renta Básica podía constituir un idóneo instrumento de lucha y transformación social frente al paro tecnológico, frente a la producción de “población sobrante” y frente a la generalización de la precariedad y la manipulación del miedo a la pobreza.

El segundo impulso significativo viene a partir de la constitución de La Trastienda. Es un colectivo por los derechos sociales que nació en el otoño de 2010, de los rescoldos de la Coordinadora Anticapitalista y del intento de crear Asambleas de Parados en la región. La Trastienda reúne a militantes de distintos orígenes y trayectorias ideológicas. Libertarios, marxistas, cristianos de base, humanistas, ecologistas, nos unimos bajo un común paraguas anticapitalista y, sobre todo, con el propósito de centrar nuestros esfuerzos en la lucha por los derechos sociales. El paro, el copago sanitario, el impago de las hipotecas, la exclusión social, son algunos de nuestros afanes desde entonces. Como grupo, participamos del parto y del despliegue del 15M en Mérida y en Extremadura. Y en el otoño de 2011, cuando parecía que el 15M entraba en un proceso de relativa hibernación, pusimos encima de la mesa la propuesta de la ILP por la Renta Básica. Creemos que es una contribución a sostener la movilización de las plazas y, al mismo tiempo, a tender un puente entre las plazas y los barrios, entre los precarios cualificados y la población más machacada de las periferias.