Declaramos injusta la apropiación de la riqueza por parte del capitalismo. Respuesta a Riccardo Petrella

Solapas principales

Enviar por correoEnviar por correo

pegataLa izquierda debe luchar contra la riqueza, la mejor manera de erradicar la pobreza

José Iglesias Fernández. Economista.- En la declaración del Dr. Riccardo Petrella (RP) contra la esclavitud y la pobreza [1] encontramos un par de referencias que apoyamos, como son las condenas explícitas que hace contra las mismas:

“La pobreza es una tortura y una esclavitud que sufren millones de seres humanos cada día.
 La pobreza no es casualidad: hay una estructura social que ha orquestado leyes, instituciones, convicciones mentales (culturales) que producen, mantienen y profundizan la pobreza”. [2]

Ahora bien, tales condenas deben ser matizadas. No es la primera vez que me pronuncio contra la riqueza como causante de la pobreza, señalando que si no se destruyen todos los sistemas de propiedad privada, en este caso el capitalismo, toda declaración contra la pobreza es un acto para limpiar la propia mala conciencia que estos autores tienen. [3] Repito y preciso, esta condena, que a primera vista parece necesaria, vamos a volver argumentar, una vez más, que no es suficiente, pues únicamente se enfrenta a unas consecuencias sistémicas sin delatar al capitalismo, como origen de ambas: de la tortura y de la esclavitud, del hambre y de la injusticia en el planeta. Para nosotros, esta estructura social o sistema económico, como Petrella los define, tiene un único nombre; el capitalismo. [4] Por lo que no basta con “declarar ilegal a las 10 personas más ricas del mundo, que con sus propiedades podrían alimentar a 1.000 millones de personas que pasan hambre, durante los próximos 250 años; o a las 15 empresas transnacionales que controlan el 50% de la producción mundial… [Tampoco a unas empresas, que con el apoyo de los Estados], se han adueñado de nuestras tierras, de nuestras aguas, de nuestros bosques, y nos están depredando…”. No basta con reclamar sociedades con capitalismo humano y verde, sino que hay que ir más lejos, hasta la raíz de estos problemas, como son la explotación y alienación de las poblaciones, así como la desposesión de los recursos naturales que debieran estar libremente a disposición de todos los seres humanos que habitamos la Tierra.

¿Cómo funciona el mecanismo que genera la pobreza, y la apropiación de la riqueza, en el capitalismo?

Opulencia ? . . .En defensa de la igualdad y en contra de la apropiación de la riqueza, para demostrar que la pobreza es congénita, orgánica y funcional en las sociedades de clase, nuestra tesis sostiene que no podrá erradicarse la pobreza y la esclavitud si no se destruye previamente el capitalismo. Es decir, ¿cuál es la causa de la riqueza?, ¿cuáles son las causas y los mecanismos que la originan?, ¿y las que la consolidan?

En el capitalismo, la pobreza es la cara oscura de la riqueza. No se puede erradicar la pobreza sin abolir el reconocimiento legal de la propiedad privada. En el capitalismo, el origen de la riqueza privada consiste en el poder que tienen los capitalistas sobre el control de los recursos naturales, el conocimiento y la capacidad de obligar a las poblaciones trabajadoras a someterse a la explotación. Como explica K. Marx, la riqueza que se apropian empresarios y banqueros consiste en esa diferencia que existe entre las horas que un trabajador ha de producir para mantener a su familia y así mismo, y las que han de trabajar para un capitalista que le da un empleo asalariado.  De esta división de la jornada laboral, un tiempo pagado (4 horas) [5] y un tiempo no pagado (4 horas), la plusvalía, nace la riqueza que se irá acumulando y apropiando privadamente por la clase capitalista (propietaria) a través de los tiempos. Es lo que Marx llama la explotación, explicada en su teoría del valor trabajo.[6]

Por tanto, la explotación es un mecanismo que genera permanentemente la desigualdad, ya que el capitalista la convierte en riqueza productiva, mientras que el trabajador ha de utilizar su salario para justo sobrevivir, para reproducir la fuerza de trabajo que cada día ha de vender. Por tanto, de una forma sencilla,[7] la desigualdad que se irá dando en la riqueza es el resultado de la lógica de acumulación del capitalismo, mientras que la pobreza es un indicador de la intensidad de esa desigualdad; la diferencia entre riqueza y pobreza es la esclavitud que ejerce el sistema capitalista sobre sus poblaciones. En el Estado español, la intensidad de la pobreza depende del criterio con el cual se mide. No todos los estudiosos o asociaciones caritativas coinciden en su cuantificación. En mis cálculos sobre la pobreza,[8] en el territorio español existen unos 17 millones de personas pobres, lo que significa casi un 39% de la población total. Es decir, la crisis desde el 2007 hasta ahora, supuso un aumento generalizado de la pobreza para muchos colectivos, muchos de ellos incluso trabajando.

En consecuencia, si tomamos como referencia la crisis actual, comprobamos como el gran capital se ha visto obligado a devaluar parte de su producción (caída del precio de la viviendas), infrautilizar parte de su capacidad productiva (sector de la construcción, automóvil y turismo), a la vez que repercute sobre el pequeño capital y, unas empresas y otras destruyen los puestos de trabajo creados en momentos de crecimiento. Por lo tanto, los pobres son un producto del capital y no algo independiente del cual es difícil saber sus causas. En una sociedad capitalista los puestos de trabajo los crea el capital; y si hay pobres, será porque el capital es incapaz de crear los puestos de trabajo y de remunerarlos por encima del umbral de pobreza.

Wall Street SignPor tanto, el uso de la pobreza es uno de los castigos que ejerce el sistema contra las poblaciones para mantenerlas sumisas, sometidas. La riqueza es el mecanismo que utiliza el sistema para someterlas permanentemente. En el capitalismo, “el circuito de la riqueza, de las producciones materiales necesarias para la vida, la sociedad moderna de la abundancia hace que los pobres estén en peligro de morir de hambre en ella y se conviertan en miserables”.[9] Esto es cierto, la pobreza que padecen millones de personas en el mundo es una de las razones para estar en contra de este sistema, y hay que dejarlo bien explícito. Ahora bien, ha de aparecer lo mismo de claro que la pobreza es fruto de la explotación del trabajo asalariado, y que el hambre que frecuentemente origina, “es un instrumento de poder indispensable al sistema para controlar a las poblaciones”.[10]

Sin embargo la riqueza viene concentrándose en muy pocas manos, en muy pocas familias. En el Informe de economía nº 4, Hay pobres porque hay muy, muy ricos, una de las conclusiones  sobre la concentración de riqueza en el estado español es que el 10% de los declarantes concentra el 50% del patrimonio declarado; un selecto grupo de 20 familias y empresarios controlan cerca del 37,1% del Ibex, pese a que las acciones que poseen equivalen al 12,2% del índice. Para lograr que su poder real triplique al que, en puridad, les corresponde como accionistas, la receta es sencilla: rodearse de accionistas y consejeros afines; [11] y que el poder económico y financiero es ejercido por menos de 500 personas, las cuales controlan el bienestar social de casi 45 millones de ciudadanos. Una ratio de concentración del poder que explica el dominio que ejercen las personas ricas sobre nuestras vidas. Informes más recientes señalan como los superricos en el mundo son unos 2.325 y son propietarios conjuntamente de una riqueza igual a 5,6 billones de euros, unas 6 veces el PIB que se produce en 6 años por la economía española. Otro dato tan o más escandaloso es el del Informe de Oxfam, en el que señala como el “el 1% de la población total posee el 50% de la riqueza mundial, mientras que el otro 99%, la riqueza restante”. [12]

En una palabra, Riccardo Petrella tiene unas intenciones muy pías, que entendemos tengan una fuerte acogida en ambientes religiosos, pero que como otros autores de estas confesiones hicieron en otras épocas, léase Robert Malthus (1766-1834), Concepción Arenal (1820-1893), etc., nunca se enfrentaron a los poderes con los que realmente convivían, así como a los sistemas sociales que originan la pobreza, la esclavitud y su corolario: la concentración de riqueza.

Los 12 Principios de Justicia cuestionados por la realidad capitalista

Me parece bien...En su declaración de ilegalidad de la pobreza como tortura y esclavitud, Petrella establece 12 Principios de Justicia para explicar sus argumentos en defensa de la misma:

Petrella (P) 1. Nadie nace pobre ni elige serlo. Todos nosotros al nacer recibimos la vida, antes que “vivir” en condiciones de pobreza o riqueza. Es el estado de la sociedad en la cual nacimos el que “determina” nuestra “pobreza” o “riqueza”.

Respuesta (R). 1. Falso, pues los hechos desmienten esta afirmación. Cierto que nadie elige ser pobre, pero el 99% de la población mundial ha nacido y nace pobre. Nace en familias y en condiciones de pobreza (extrema o mitigada), que son las causantes del hambre, la desnutrición, las pandemias, las guerras fratricidas, étnicas, religiosas, etc.

(P) 2. La pobreza es una construcción social. La pobreza no es un hecho de la naturaleza, como la lluvia. Es un fenómeno social construido por las sociedades humanas.

(R) 2. Cierto que la pobreza, como la apropiación de riqueza, no son fenómenos atmosféricos, sino originadas por el capitalismo. Como señala E. Fromm, la pobreza y la miseria son mecanismos que el sistema utiliza para dominar a las poblaciones por el miedo al hambre, por la amenaza con la degradación social.[13] Degradación que, según Z. Baumann, el capitalismo convierte la condición de la persona en desperdicio o deshecho humano. [14] Es la pobreza, fruto de la explotación y la alienación, la base de la riqueza acumulada por los capitalistas.

(P) 3. No es la sociedad pobre la que ‘produce’ la pobreza.

(R) 3. Falso. Petrella tiene que admitir el proceso de empobrecimiento que se está dando en sociedades como las escandinavas, que gozaron en el pasado de cierto bienestar; tiene que admitir que se están volviendo pobres, pero no por culpa de las clases dirigentes como indica, sino por la propia lógica neoliberal de acumulación de riqueza del propio sistema, explicada en el epígrafe anterior. A su vez, el capitalismo tiene instrumentos y mecanismos para inculcar en las poblaciones los valores que satisfacen los objetivos del sistema.

(P) 4. La exclusión produce el empobrecimiento.

(R) 4. Falso. En el capitalismo, la exclusión viene dada por la desposesión de toda capacidad de acceso de las poblaciones a los medios de producción (recursos naturales e instrumentos) que las mismas requieren para cubrir las necesidades más elementales.

(P) 5. En cuanto estructural, el empobrecimiento es colectivo.

Concentración por el reparto de la riqueza en Canarias. ALQL-8(R) 5. Cierto. El capitalismo no tiene consideración con ningún colectivo de la sociedad, como no sea con sus propios familiares y personas de las altas esferas, mientras obedezcan y favorezcan las exigencias de la acumulación (expolio) de riqueza del sistema. En este punto, el autor no descubre nada nuevo. De hecho, el contenido parece ser una actualización de la vieja doctrina social de la iglesia: [15] justicia social, democracia cristiana, corporativismo, reconocimiento de las organizaciones sindicales, cristianización de la clase obrera, etc.

(P) 6. Los grupos dominantes no creen en la existencia de los derechos humanos de vida y ciudadanía (universales, indivisibles, imprescriptibles).

(R) 6. Cierto. Pero aquí la cuestión consiste en preguntarse: ¿de dónde extrae Petrella que estos poderes habrían de comportarse de acuerdo con los intereses generales de las personas y no de las multinacionales y de las entidades financieras? Riqueza y poder son las dos caras de una misma moneda.

(P) 7. Los procesos de empobrecimiento proceden de una sociedad injusta

(R) 7. Falso, es la naturaleza injusta del capitalismo, las exigencias mencionadas para su propia reproducción, las que generan los procesos del empobrecimiento permanente de las poblaciones.

(P) 8. Hay empobrecimiento porque hay enriquecimiento. Los procesos de empobrecimiento tienen lugar porque en las sociedades injustas predominan los procesos de enriquecimiento desigual, injusto y predatorio.

(R) 8. Cierto. Otra vez coincidimos con el autor, pero este no explica las causas de este comportamiento sistémico; se niega a analizar las causas de este proceso. De hacerlo, se hubiera encontrado de bruces con el capitalismo, sistema que se niega a admitir su existencia para no condenarlo. Algo muy propio de las corrientes religiosas, la de condenar el pecado pero no al pecador.

(P) 9. Para los grupos dominantes el valor individual es el más importante. Ellos borraron del imaginario de los pueblos la cultura de la riqueza colectiva, en particular de los bienes comunes públicos. Han reducido todo a “recurso” (incluido el “recurso humano”). Todo ha sido mercantilizado por el cual el “derecho a la existencia” depende de su contribución a la producción de riqueza por el capital privado.

(R) 9. Totalmente de acuerdo en este aspecto. Lo único que le faltaría añadir es que el capital privado, la riqueza privada es una de las características dominantes del sistema capitalista. Mientras haya riqueza privada, habrá capitalismo, y mientras haya capitalismo, forzosamente habrá “pobreza que torture y esclavice a millones de seres humanos (frase inicial)”.

(P) 10. Las políticas de reducción de la pobreza han sido un fracaso porque se basan en los síntomas (medidas de tratamiento) y no en las causas (medidas de resolución).

pegata(R) 10. Si la pobreza es un mecanismo de estabilidad para mantener a las poblaciones dominadas, no podemos esperar que las medidas impulsadas por el capitalismo, y su Estado del bienestar, tengan el efecto de erradicar algo tan importante y necesario para la continuación del sistema. La historia de las políticas orientadas hacia la pobreza indica que estas medidas siempre se aplicaron de forma paliativa, asistencial, de adormidera de los posibles conflictos sociales que pudieran surgir en casos de miseria extrema. Por razones como esta, no es de extrañar que las medidas se orienten hacia las consecuencias y no haca las causas de la pobreza, que serían las de enfrentarse al propio capitalismo.

(P) 11. Hoy, la pobreza es una de las formas más avanzadas de esclavitud, basada en el ‘robo de humanidad y futuro’.

(R) 11. “La propiedad es un robo”, afirmaba P. J. Proudhon (1809-1865).[16] Si toda la capacidad productiva del capitalismo es privada, toda ella es fruto del robo. Un expolio perpetrado a millones de personas, durante cientos de años. Curioso que en toda esta declaración de principios no sólo no aparece el capitalismo sino que tampoco aparecen las clases sociales, las clases trabajadoras que han sido explotadas para construir tales fortunas y tales propiedades.

(P) 12. Es posible “salir de la pobreza” y liberar la sociedad del empobrecimiento poniendo “fuera de la ley” aquellas disposiciones legislativas y medidas administrativas, aquellas instituciones y prácticas sociales colectivas que a nivel local, nacional y mundial constituyen los agentes de alimentación y crecimiento de los procesos de riqueza desigual, injusta y depredadora.

(R) 12. El autor elude explicarnos como piensa salir del capitalismo, de anular los poderes que actúan dentro del sistema, a saber:

  • ¿Cómo anular el sistema legislativo, que actúa decretando aquello que favorece los intereses de las clases propietarias?
  • ¿Cómo anular los sistemas judiciales (juzgados, audiencias, fiscalías, etc.) que son los que amparan, mediante la interpretación de las ‘leyes’ las prebendas de los poderosos? Son los que envían a las cárceles aquellos que se enfrentan, o se apartan, de practicar y comulgar con la ‘ética’ burguesa.
  • ¿Cómo anular los sistemas policiales, que son los encargados de perseguir a los que atentan contra la propiedad privada?
  • ¿Cómo anular los sistemas carcelarios, que son los lugares dónde acaban apilando ‘los desechos humanos’ que antes mencionábamos son generados por el propio sistema?
  • ¿Cómo anular la presencia de los cuerpos armados y el militarismo, el machismo, el racismo, y muchas de estas manifestaciones que el capitalismo ha subsumido para controlar las poblaciones que fuesen más allá de meros deseos como expresa Petrella?

Leyendo el documento Declaramos ilegal a la pobreza (no a los pobres) 2018, no podemos evitar pensar que su contenido está marcado por aquella frase tan propia del mundo religioso: el cielo está empedrado de buenas intenciones.

José Iglesias Fernández Barcelona, 1 de mayo del 2015.

Puntos elaborados por el Dr. Riccardo Petrella y miembros del Movimiento: Declaramos ilegal la pobreza

  1. Nadie nace pobre ni elige serlo
  2. Llegar a ser pobre. La pobreza es una construcción social
  3. No es la sociedad pobre la que ‘produce’ la pobreza
  4. La exclusión produce el empobrecimiento
  5. En cuanto estructural, el empobrecimiento es colectivo
  6. El empobrecimiento es hijo de una sociedad que no cree en la responsabilidad política colectiva
  7. Los procesos de empobrecimiento proceden de una sociedad injusta
  8. El empobrecimiento es necesariamente la lucha contra la riqueza desigual, injusta y depredadora
  9. El ‘Planeta de los Empobrecidos’ ha llegado a ser siempre más poblado por la erosión y mercantilización de los bienes comunes
  10. Las políticas de reducción de la pobreza han sido un fracaso porque se basan en los síntomas (medidas de tratamiento) y no en las causas (medidas de resolución)
  11. Hoy, la pobreza es una de las formas más avanzadas de esclavitud, basa en el ‘robo de humanidad y futuro’
  12. Hay que poner ‘fuera de la ley’ las leyes, las instituciones y las prácticas sociales colectivas que generan y alimentan los procesos de empobrecimiento