Hacia una renta básica de las iguales

Solapas principales

Podrían citarse muchos nombres de personas que han aportado claridad al concepto de renta básica. Una de ellas es el economista español José Iglesias Fernández, aunque si buscamos en otros países (como por ejemplo, Holanda, donde este término se empezó a plantear con anterioridad) comprobaremos que existen abundantes conceptualizaciones y modelos. "Se ha definido a esta herramienta de muchas maneras, pero la más genérica habla de la renta básica como el derecho que tiene cada persona, sólo por el hecho de nacer, a percibir una cuantía periódica para cubrir sus necesidades materiales", comienza indicando la abogada Alicia Alonso. Ella es una de las tres mujeres que se han encargado de sistematizar las experiencias y aprendizajes acumulados en Baladre, aunque poniendo un énfasis en los vínculos de la renta básica con los feminismos. El resultado de este proceso es un cuadernillo que acaba de ser publicado y que se llama `Renta básica de las iguales y feminismos. De la centralidad del empleo a la centralidad de la vida´.

Alicia forma parte de Baladre, una coordinación de colectivos creada hace treinta años para luchar contra el paro, la exclusión, la precariedad y por el reparto de la riqueza que, en los últimos años, ha incluido a la renta básica de las iguales como una de sus líneas de trabajo. "Desde Baladre hemos querido aportar nuestra propia caracterización de esta herramienta, especialmente para diferenciarla de otras que se han ido extendiendo y poniendo de moda en algunos programas electorales. Para nosotras la renta básica debe ser individual (creemos que debe ofrecerse personalmente, no a la familia), universal, incondicional (para que no esté sujeta a ninguna contraprestación), no excluyente (para que pueda ser dada a cualquier persona independientemente de su situación administrativa) y equitativa", resume Alicia. A todo esto habría que sumar la existencia de un fondo común que, según comenta, en su inicio contaría con un 20% destinado a la gestión comunitaria y un 80% a la personal aunque lo ideal, en palabras de esta abogada vallisoletana, es que un 100% tuviera un destino comunitario.

El texto completo aquí: http://www.ultimocero.com/articulo/hacia-renta-b%C3%A1sica-las-iguales