Trabajo Garantizado

Trabajo Garantizado: riqueza para las empresas, miseria para las personas asalariadas

Líbranos de aquel que nos domina en la miseria. Víctor Jara

fotoJosé Iglesias Fernández. Economista.- Como los pecados del capital, siete son los argumentos que Eduardo Garzón (EG) esgrime contra la Renta Básica (RB) y a favor del Trabajo Garantizado (TG). Ya desde su introducción, EG deja bien claro que sus prioridades políticas no son la pobreza, la desigualdad, el paro, la proliferación de contratos temporales y de tiempo parcial, los salarios misérrimos que se pagan, las condiciones y los horarios laborales, los recortes en educación, sanidad y ayudas sociales, las reformas de las pensiones, la desposesión de derechos, y tantas agresiones como el capitalismo está inflingiendo a las poblaciones. Tampoco la explotación, la alienación, y el abuso de poder propias de su naturaleza sistémica. Es decir, cualquier propuesta que se haga contra el capitalismo, si esta conlleva el menor peligro para la macroeconomía del sistema, será rechazada ipso facto por el autor. La RB, reconoce EG, “es una medida potente, factible y muy efectiva para combatir la pobreza, [ah sí, pero] lleva aparejada importantes problemas macroeconómicos”. Hasta Cáritas, una asociación defensora del capitalismo humano, señala que “lo que no podemos hacer es salir del túnel dejando a millones de personas en la oscuridad. Podemos tener una macroeconomía muy buena y que la gente no salga adelante”.

Suscribirse a RSS - Trabajo Garantizado